Diseñando espacios resilientes

Vitra

Salvador Miranda, Director de IHO habla sobre la importancia de generar espacios en donde se fomente, viva y se cree la resiliencia. Esta palabra se ha ido estableciendo en nuestro vocabulario cada vez más y ha ido en aumento -su uso y su práctica- después del 2020. 

La resiliencia es esta capacidad en la que los organismos se adaptan a los cambios en el entorno. Estas variables pueden ser ambientales, meteorológicas, físicas, entre otras.  A lo largo de todas las teorías evolutivas, los organismos que logran adaptarse al cambio, sobreviven y los organismos que combaten demasiado el cambio son los que desaparecen.

Sin embargo, esta tendencia, que podría parecer científica, es totalmente evolutiva. Todos evolucionamos, como individuos o como empresas, y la manera en la que tomamos esta transformación, importa. Por ello, “lo que tenemos que hacer es prepararnos y diseñar métodos de trabajo, estilos de trabajo y sobretodo, espacios de trabajo que fomenten esa resiliencia”, sugiere Salvador.

Los espacios para ser resilientes deben tener una carga fuerte, emotiva y objetiva de diseño que permita a las personas de la organización absorber una mayor energía del lugar en el que se encuentran. De esta manera, puede convertirse en un embajador de la marca. Con los distintos métodos de trabajo que se presentan hoy, especialmente el híbrido, esto permite que cuando los colaboradores vayan a la oficina, el tiempo que se encuentren ahí, sea dinámico, fuerte; el espacio tiene que inspirar, tiene que ser ese lugar en donde no se desaproveche el tiempo.

Rockwell

El futuro es impredecible, pero en IHO la adaptabilidad es uno de los factores que nos caracteriza, por ello, estamos dispuestos a ayudarte a crear los espacios que te permitan evolucionar.